POSTNATAL

ACTUALMENTE NO IMPARTIMOS CLASES DE POSTNATAL

mama-y-bebe_png24QUÉ ES YOGA PARA MAMÁS Y BEBÉS

 La maternidad es un tiempo de transformaciones, una oportunidad para reencontrarte contigo misma y disfrutar de lo que la vida nos ofrece.

 Con la llegada del bebé nuestro mundo se pone patas arriba. Criar un hijo representa  un esfuerzo enorme y un gasto energético descomunal. Necesitamos seguridad y confianza en nosotras mismas para poder llevar a cabo el maravilloso trabajo de la crianza.

 Las clases de Yoga para mamás con sus bebés son una excelente oportunidad de conectar con el recién nacido fuera de la rutina diaria que suponen sus cuidados. Un momento en el que tú y él vais a crear conciencia corporal, estirándote y ayudándote a recuperar tu flexibilidad, a la vez que liberas las tensiones acumuladas durante el día.

 Durante una clase no sólo podrás conocer a tu bebé, amarlo y ayudar a desarrollar su potencial; también compartirás tus experiencias, logros y temores con otras mamás en tu misma situación.

 Una clase de Yoga para mamás y bebés cuida de tu cuerpo y del suyo, acompañando a tu hijo mientras crece.

 CÓMO ES UNA SESIÓN

Una sesión de Yoga para mamás y bebés tiene una estructura totalmente adaptada. Durante la clase, la prioridad es la mamá y su bebé. Nos ceñimos a sus necesidades. Si necesita parar para cambiarle el pañal o darle el pecho, si se pone a llorar, si se queda dormido… la mamá toma el tiempo necesario para atenderle y se incorpora a la clase en el momento en que pueda. Sin nervios, dejando que fluya el acontecer de su cuidado.

 Cuando todas las mamás están amamantando, pasamos a posturas sentadas. Y si los pequeños lloran, los incorporamos a la práctica. Por eso cada clase es distinta y se adapta a las situaciones.

 QUÉ LE APORTA A TU CUERPO

  • Ayudas a tu cuerpo a recuperarse después del parto poco a poco, sin prisa, con ejercicios adaptados a tu cuerpo. Recuperas la energía perdida y te repones del enorme cansancio que supone criar un hijo..
  • Te relajas en profundidad, lo cual le beneficia también a él, puesto que te ayuda a cuidarlo sin estrés.
  • Conectas con tu bebé estableciendo un vínculo aún más fuerte con él, conociéndolo fuera del plano del hogar y las rutinas de su cuidado.

QUIÉNES PUEDEN PRACTICARLO

  • Las mamás al mes y medio de dar a luz, o dos meses si el parto fue por cesárea.
  • Los bebés desde el mes y medio hasta el año.